La medicina moderna considera que la música puede ser un poderoso agente sanador. Quizá, la musicoterapia o la sanación sonora serán la medicina del futuro. 

A través del tiempo y la historia, tanto la medicina como la música han contribuido al desarrollo del ser humano. Ambas influyen en el organismo, en las emociones y la conducta, y son, por lo tanto susceptibles de ser utilizadas con fines de mejoramiento de la condición humana y su unión origina una disciplina profesional que se ha denominado musicoterapia, es decir, terapia a través de la música.

Desde la antigüedad, la música se ha utilizado en la curación de las personas.

Entre los pueblos primitivos, las canciones y los instrumentos musicales como el tambor se usaban no solo para aumentar el efecto de las hierbas o las drogas, sino también como un medio independiente de curación.

Escuchamos música desde la cuna o, incluso, en el período de gestación. Los bebés, en los primeros meses de vida, tienen la capacidad de responder a melodías antes que a una comunicación verbal de sus padres. Los sonidos musicales suaves los relajan. Se sabe, por ejemplo, que niños prematuros que no pueden dormir son beneficiados por los latidos de la madre o sonidos que los imitan.

El viejo Platón explicaba los distintos estados de ánimo que puede provocar la música en el hombre, y lo que él llamaba músicas positivas (que te hacen sentir activo, sereno, fuerte) y negativas (que provocan desánimo, temor y miedo). Básicamente se refería a la manera en la que vibramos, abriendo la puerta a lo negativo o lo positivo.

Está comprobado que el ser humano emite vibraciones, las cuales pueden influir de manera positiva o negativa en su sistema inmunológico. Una persona con una vida equilibrada y positiva, vibra  en frecuencias de los 62 a los 69 Hz. Una persona triste y deprimida vibra por debajo de estas frecuencias, haciendo que el sistema inmunológico sea más propenso a enfermar, y son justamente las vibraciones que viven en condiciones estrés, depresión, ansiedad, trastorno de estrés postraumático (TEPT), insomnio y dolor crónico.

¿Porqué? -

En las condiciones enumeradas, significa que el cuerpo y la mente está vibrando por debajo de los 62Hz y la música adecuada te puede ayudar a estar en una frecuencia positiva, que es por encima de esta vibración.

Inclusive la música es una herramienta poderosa en el tratamiento de trastornos cerebrales y lesiones adquiridas ayudando a los pacientes a recuperar habilidades lingüísticas y motrices, ya que activa a casi todas las regiones del cerebro. 

La música o la sonoridad correcta, puede lograr que tu cuerpo se cicle en la frecuencia adecuada, para vibrar por encima de los 62Hz.

En resumen, la música correcta no es sólo una fuente de entretención y conocimiento, sino que es una herramienta terapéutica complementaria, ante una serie de condiciones médicas en las cuales hay limitaciones para lograr el equilibrio.

 

Por Jairo Guerrero.

Jairo Guerrero, es artista de música electrónica, explorador sonoro, productor musical y creador del proyecto sonoro Cámara de Sueños, con el que ayuda a través de la música, a las personas que sufren de depresión, ansiedad, falta de concentración e insomnio.

-----

Síguenos en Spotify y disfruta de nuestros playlist curados por este artista. Momentos para vibrar en equilibrio por Bioflora.